lunes, 14 de febrero de 2011

¿Libres?

2005: 91187, 2006: 99197, 2007: 100608, 2008: 83191, 2009: 88261.

Ahí arriba tenéis los datos oficiales de número de afectados en accidentes de tráfico, ya sean heridos o muertos, desde el 2007 hasta hoy. Hasta ahí bien, a nadie le sorprenden estas cifras porque son bien sabidas y de conocimiento popular. Está claro que son excesivas, pero todos estamos muy concienciados de esto, tanto que desde hace muchos años se llevan haciendo programas para luchar contra estas cifras. No así como con los suicidios que ya han alcanzado a los muertos por el tráfico como ya comenté recientemente.

Pero lo que a mí me llama poderosamente la atención es lo cercanas que están estas cifras, es decir, una diferencia de 13000 afectados en una población total de 45000000 es algo ínfimo. Se supone que un accidente de tráfico, como su propio nombre indica, es un acto accidental, no está preparado, teóricamente fortuito y aleatorio, ¿porqué son tan similares?.

Y esto mismo podemos preguntárnoslo de cualquier otro dato del que tengamos las estadísticas a mano. Por poner otro ejemplo, en 2007, la lacra de la violencia machista, dejó por el camino 71 vidas, en el 2008 fueron 84 mujeres las asesinadas por sus parejas o ex parejas, en 2009 78 mujeres y en 2010 se contabilizaron 85 muertes por esta barbarie. 14 vidas de diferencia en una población que roza el medio centenar de millones de personas. Y esto en algo abiertamente repudiado por la sociedad, sin que los asesinos o las asesinadas se conozcan entre sí y sin ningún tipo de relación. ¿cómo puede ser esto?, ¿cómo puede haber tal “coincidencia” en una población tan vasta, tan diversa, en un tema tan accidental?.

Esto me hace ver claramente que no somos tan libres como pensamos. No sé si será algún tipo de programación oculta en lo más remoto de nuestro cerebro, la manipulación de alguien que desconocemos o una gran conspiración de algún ente alienígena, eso ya lo dejo a vuestras potentes imaginaciones, pero el caso seguro es que no somos libres por mucho que nos empeñemos en simularlo. Llevamos puestos unos grilletes invisibles pero férreos que nos impiden pensar, sentir, actuar de una manera exenta.

En la actualidad, según estimaciones, el 10% de la población es homosexual. Dejo a cada uno que interprete si es bueno o malo, pero el caso es que si hubiéramos hecho esta estimación 40 años atrás, la respuesta habría sido un 0%, obviamente, la represión influiría decisivamente, pero aunque se hubiera eliminado el acto represivo del gobierno en aquellos años, estaría claro que los datos no serían tan abultados como los actuales, en que casi 4 millones y medio de españoles son homosexuales.

Y esto me hace pensar otra cosa, la represión que sufrimos los españoles con la dictadura de Francisco Franco, no dejó libertad a la sociedad de expresarse, cohibió las libertades de los españoles, y esto puede servir perfectamente de prueba.

Pero también actualmente se está llegando al otro punto, podemos ver en las series de televisión cómo los personajes homosexuales son los más buenos, simpáticos, guapos y educados, en los programas de televisión vemos cómo para triunfar en la vida, un punto muy importante es ser homosexual, es algo favorable para ser alguien mejor, para ser alguien libre, libre de ataduras de la cultura, la costumbre, la religión, una persona librepensadora, desatado y emancipado.

Y esto es lo que vemos en los medios de comunicación, desde arriba, igual que antes se nos vendía que un homosexual es alguien depravado en quien no se puede confiar y mucho menos darle la espalda, actualmente es todo lo contrario, y estoy convencido que este hecho influye también en el despegue de esta situación. Estoy convencido que el número de homosexuales seguirá creciendo, porque la influencia a la que estamos expuestos nos convence que es una opción incluso mejor que la heterosexualidad, eso es lo que vemos a nuestro alrededor. Y nosotros nos lo creemos y seguimos adelante con ello. Otra prueba más de que en absoluto somos libres, pero en este caso sí que sabemos, como en otros muchos casos que los grilletes invisibles son obra y labor del ser humano.

Mi intención hoy es que, aunque sea brevemente, nos demos cuenta que en absoluto somos libres, que de alguna manera u otra, nuestros actos, nuestros pensamientos, incluso los actos presumiblemente aleatorios y accidentales, no lo son tanto, que la vida no es tan sencilla como hemos aprendido en el colegio. Al menos para mí, está claro que algo hay más allá que nuestros ojos no pueden ver, o que sí pueden ver y tratan por todos los medios de ignorar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que tienes razón, la verdad y creo que sólo hay una cosa que nos hace libres: el amor y aunque venga de perlas en el dia en el que estamos, no es un comentario oportunista... Creo que lo único que nos puede hacer verdaderamente libres es el amor de Dios y el darnos cuenta de quee fue precisamente ese amor el que nos dio la libertad enfrente del pecado y que sólo acetando el sacrificio de Cristo en la cruz seremos verdaderamente libres...

Tristán dijo...

Desde luego... me he quedado pensando... No me atrevo a dar mi opinión al respecto, necesito darle una vuelta en mi cabeza.

Gracias por hacer que me interrogue acerca de cosas que normalmente están ocultas en el día a día.

Recuerdos desde mi Buhardilla.

Anónimo dijo...

UFFFFF, qué buen análisis!!!!!.
Desde luego en este tiempo has crecido mucho más...me alegro.
Un abrazo.
(SOY LA QUE MANDO FOTOS sin que este nadie conocido...jejejjjj)

Anónimo dijo...

Sólo estoy de acuerdo contigo en una cosa: no somos libres. Hablas de pruebas?¿ que pruebas son esas?¿ eso sólo son interpretaciones que tu haces de forma subjetiva basándote en simples hechos que podrían extrapolarse a cualquier argumentación sirviendo a un distinto o mismo fin. Quieres una prueba de verdad de porque no somos libres basándonos en la lógica y objetividad?¿ Pues aquí la tienes: Los seres humanos no elegimos vivir, la vida es un regalo, un don (o lo contrario según las diferentes interpretaciones personales , culturales, etc.)que se nos es impuesto y que no tenemos la oportunidad ni la opción de aceptar o rechazar. Así que desde el mismo momento en el que somos creados por nuestros padres, perdemos toda libertad, pues como ya he dicho, no tenemos la capacidad de decidir si queremos ser creados o no. ( Daniel Muñoz López, pensador y creador del "Maleísmo" )

Pozo dijo...

Pues a mí me parecen estos ejemplos bastante significativos de la ausencia de libertad, está claro que se podría usar para otros temas, pero este es un buen ejemplo de que los actos aparentemente casuales o fortuítos no lo son tanto.

Respecto al otro tema, para poder tener opción a elegir si queremos existir o no, es necesario que existamos primero, con lo que se anula nuestra opciónd e elegir. Con lo cual que tengamos la opción a elegir es una paradoja que jamás podrá hacerse real. El planteamiento en sí mismo ya es imposible. Preferiría alguna opción realizable.

De todas maneras, muchas gracias por tu opinión crítica Male, en serio que lo aprecio muchísimo e insisto en que intentaré responder de la mejor manera posible a tus interrogantes.

Un saludo.

Anónimo dijo...

mi intención es solo dar mi opinión respecto a los temas que planteas, ya que me parece bastante interesante aquello que escribes, así que si aparte de servir a mi propósito que es como ya dije el de dar mi opinión y conocer más puntos de vista mediante tus respuestas, además te sirve de algo, todos salimos ganando :). Respecto a la otra parte, me reafirmo. Pues cuando nacemos ya estamos sujetos a las leyes del mundo, del universo, de la naturaleza, etc y al estar sujetos a eso perdemos la libertad, pues estamos sujetos aun cuerpo físico y mientras exista eso no podemos ser libres. También depende claro está de lo que cada uno interprete como libertad. Daniel Muñoz López

Entradas populares