martes, 22 de febrero de 2011

¡Mentira!

Yo creo en Dios, esto es algo que jamás he tratado de ocultar y que más de una vez me ha traído problemas. Hay gente que me ha tomado por poco inteligente y ha habido otros que me han confesado abiertamente que no entienden como alguien tan inteligente como yo, cosa que dudo, puede creer los mitos que aparecen en la Biblia.

Recuerdo cómo, en el instituto, el hecho de ser cristiano me llevaba a estar en contra de lo que nos enseñaban los profesores. Desde pequeños, nos enseñaron que la creencia en un ser superior ya no es necesaria, no solamente esto, sino que realmente es poco menos que una tontería. La teoría de la Evolución de Darwin nos ha sido enseñado como un hecho científico, a pesar de ser una teoría, para nada demostrada, que trata de explicar la existencia de todo lo que existe sin vernos en la obligación de recurrir a ningún ser superior.

No digo que este intento de la explicación de la naturaleza sea buena o mala, eso es algo de lo que intentaré hablar más adelante. Pero me gustaría hoy denunciar algo de lo que recientemente me he enterado, y realmente me ha indignado mucho. Algo que me parece vergonzoso es que para tratar de demostrar esta teoría se recurra a mentiras. Y hoy quiero hablaros de una mentira que he sufrido en mis propias carnes. Recuerdo en mis clases de filosofía en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca, cómo el profesor organizaba debates, Creación contra Evolución, en la que los contendientes eran toda la clase, incluido el profesor, contra mí.



Como muchos de vosotros habréis visto en la imagen y habréis reconocido, quiero hablar de una de las principales pruebas en favor de la evolución, quiero hablar de “Los bocetos de embriones de Ernst Haeckel”.

La idea de este cuadro, es demostrar que en la fase embrionaria más primaria de los animales, se puede reproducir la manera en que los diferentes seres vivos tenemos un ancestro común y que a lo largo de los millones de años nos hemos ido diferenciando de la misma manera que podemos ver en los embriones, que van tomando las diferentes formas partiendo de una misma base embrionaria. Es algo así como una muestra express de la Evolución. Esta prueba es algo inequívoco que nos muestra que la Evolución es más que una teoría y que todos los que piensan que hay razón para creer en un diseñador universal realmente están equivocados y solamente creen en Dios porque son seres débiles que no saben aceptar la realidad y necesitan una esperanza para poder afrontar la crudeza de la vida.

Pues bien, y aquí llega mi indignación. Todo este cuadro, esta suposición de que podemos encontrar las secuelas de nuestro ancestro común en las fase más básica de los embriones de las diferentes especies animales es una gran mentira. Un engaño, un fraude, una distorsión de la realidad para servir a un fin.

Nuestro amigo, el señor Haeckel, usó el mismo grabado para imprimir todos los embriones porque estaba tan seguro de su tesis que no creyó necesario que tuviera que dibujarlos separados. Ya en 1860, cuando Ernst presentó los resultados de su investigación, sus colegas le acusaron de fraude. Pero lo más grave es que hoy en día esto se sigue enseñando a los chicos. Se sigue enseñando como real algo que ya hace 150 años se sabe que es mentira. Debajo os enseño las imágenes reales de estos mismos embriones y su crecimiento para que veáis hasta qué punto llega el engaño.

Y esto es lo que realmente me ha indignado, lo que me ha hecho enfadar. ¿Cómo es posible que tantos años después, se siga enseñando esto como un hecho científico, comprobado y prueba de la evolución?. ¿Cómo se puede estar engañando a los estudiantes, a las nuevas generaciones con mentiras tan abiertas, sabiendo que lo son, únicamente para que crean como cierta y como ley científica una teoría?.

En el momento que yo me enteré de esto, realmente me enfurecí, me indigné, no sé expresar francamente lo que sentí, pero realmente considero esto como el “equivalente académico a un asesinato”. Cosa que se sigue haciendo hoy en día. Tendríamos que preguntarnos qué clase de educación nos intenta engañar para adoctrinarnos en la idea que compartía al principio, que es una tontería la creencia en Dios.

8 comentarios:

Susana Carrión dijo...

Enhorabuena por el blog Pozo, me ha encantado, te seguiré a partir de ahora, mucha suerte. Un beso.

Anónimo dijo...

lo ves.......por algo deje yo de estudiar!!!!

Anónimo dijo...

MUY CONCIENZUDO, enhorabuena!!!!!
saluditos.
g.b.

Luis Fer dijo...

mu bien hijo mido, estoy de acuerdo. LuisFer

Anónimo dijo...

cuanta demagogia utilizas, que pena... creer anes en dios que en la ciencia... me gustaría verte vivir en una vida sin ciencia ¿o es que acaso no la utilizas?

Pozo dijo...

¿Se supone que usar la ciencia es mentir descaradamente a los jóvenes estudiantes para hacerles creer lo que no es?

Si a eso llamas ciencia, te lo digo abiertamente, no creo en la ciencia.

De todas maneras te animo a seguir leyendo, seguiré hablando del tema e intentaré mostraros de qué manera la ciencia demuestra la existencia de Dios.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Del mismo modo q es cierto q a veces se enseñan como verdades universales teorías q no son ciertas o no están comprobadas, la religión del mismo modo usa métodos similares para intentar demostrar sus creencias, mintiendo, usando diversos fraudes y demás para servir a un fin muy distinto, pienso yo, q el de la ciencia. Pues no creo como afirmas q la ciencia mienta y enseñe cosas q no son con el fin de demostrar la inutilidad de creer en un ser superior, si no mas bien dar explicaciones lógicas y racionales aunque a veces "mientan", pero si lo hacen, es porq no pueden demostrar algo q ellos creen q es verdadero y tienen q recurrir a eso, no para ir en contra de la religión ni para demostrar como ya he dicho, la inexistencia de Dios o cosas por el estilo. En cambio la religión si q se usa en muchísimas ocasiones en contra de la ciencia. Demagogia, eso es todo lo q utilizas, ya que del mismo modo también se puede usar lo q escribes en contra de la religión y a favor de la ciencia cambiando simplemente algunas palabras. Que conste q yo también creo en la existencia de un "Ser Superior" (aunque no como lo plasman ni como lo pintan en las religiones; para mi es algo completamente diferente, separado de todas las religiones y creencias similares)De todos modos la culpa sería de la educación q enseña como leyes o como "verdad" teorías científicas aunque éstas no sean verdaderas o no estén demostradas, y no de la ciencia, q simplemente utiliza la tecnología y los avances científicos al servicio de la humanidad. Un saludo

Anónimo dijo...

Me parece muy bien este debate, que se ha ido realizando durante cientos de años,por mucho que cualquiera de las dos partes intenten imponerse a la otra obviamente nunca ganara, por la sencilla razón de que no se puede demostrar ni una ni otra, por eso son teorías, lo q tenemos q hacer es respetar los dos puntos de vista y no intentar imponer una creencia sobre la otra, y no pienso q nadie enseñe mentiras a los jóvenes, si no distintos puntos de vista de la creación o evolución, si tu piensas eso, el día de mañana ya te encargaras de que tus hijos tengan la educación que tu consideres, pero piensa esto: con esto estas obligando a reprimir ciertas ideas q tus hijos y otras generaciones puedan tener o simplemente les dejaras que oigan las dos versiones y decidan?. PD:Ángel Herrera (filosfo y pensador)

Entradas populares