lunes, 17 de diciembre de 2012

Terminando el 2012


No soy profeta, como ya anunciaba a principios de este año. El 4 de enero escribía una entrada en la que recapacitaba sobre la que nos venía encima en este simpático 2012 que hemos tenido que pasar todos y ahora, a solo 4 días del fatídico 21 de diciembre, en que los mayas nos anunciaron que ocurriría la fatalidad me gustaría mirar atrás un poco, viendo las previsiones que yo mismo hice hace casi un año, y ver qué ha sido de este año tan “especial”.

Para empezar, tengo varias razones por las que estoy seguro que el 21 de diciembre no terminará este mundo, desde la experiencia de haber pasado por varios vaticinios apocalípticos fallidos hasta la confianza en lo que dijo Jesús acerca de que nadie sabía el día ni la hora. Así que, en opinión de no profeta, podéis respirar tranquilos, no suicidaros y hacer planes para este próximo fin de semana.

Aparte de eso, mirando lo que ha sido este año, y viendo las altas expectativas que tenía, y del optimismo con que me planteaba estos 12 meses en enero, puedo ver cómo, sin dudarlo un segundo, este ha sido el mejor año de toda mi vida. Si tenía una sensación positiva para con lo que iba a pasarme, he sido sobrepasado por las circunstancias y sé que debo sentirme muy agradecido por todo lo que me ha venido en este 2012 que ya casi despedimos.

Estoy mucho más agradecido que nunca por la familia en la que he sido plantado, he sentido su cariño, su apoyo, su amor incondicional en cada momento. No creo que haya manera humana de poder expresar todo lo que he recibido de ellos. Mis padres, mis hermanos, mi abuelo, mis tíos, mis primas, incluso mi vecina Mari, no encuentro las palabras adecuadas para poder agradecer por tanto que he recibido, no solamente en este año, sino durante toda mi vida. 

Tengo que agradecer y reconocer lo precioso que es el poder formar parte del Centro Cristiano de Béjar, el poder apreciar cómo han apostado por mí, el poder sentir su cariño y aliento en cada paso. 

Los estudios en Sefovan están siendo sencillamente emocionantes, estoy mucho más que encantado con mis compañeros, con los profesores, con lo que estoy aprendiendo, no solamente a nivel intelectual, sino de una manera mucho más profunda. 

Hoy mismo hemos pasado las 200000 visitas al blog, sencillamente, es algo que me sobrepasa.

Tengo que estar muy agradecido por los amigos que tengo, por sus hombros impermeables, por sus sonrisas, por sus ánimos y consejos, incluso por las collejas. Por tanto como he recibido de ellos aún habiendo dado tan poco.

Eran muchos los años que andaba detrás de una chica, de una mujer maravillosa de la que, a pesar de las circunstancias en contra, no podía olvidarme. Pues este 2012 ha visto cómo las circunstancias han cambiado de una manera drástica, y ahora tengo una preciosa relación con ella, una esperanza de un futuro juntos y un amor para ella como jamás imaginé sentir.

Es cierto que sigo sin tener dinero suficiente como para sentirme seguro económicamente. Incluso, a pesar de las astronómicas 200000 visitas, no me ha llegado ni un céntimo de euro por esto que hago, ni falta que hace. Pero sí puedo decir y agradecer que en este año no me ha faltado de absolutamente nada, ni siquiera caprichos. Y el no tener seguridad económica me ha llevado a buscar la seguridad en algo mucho más firme que el dinero.

He fallado, he caído, he defraudado, he pecado. Es cierto. Pero he recibido las fuerzas para rectificar, he tenido la mano que me ha ayudado a levantar, he tenido segundas y terceras oportunidades, he sido perdonado mucho más profundamente de lo que jamás llegaré a entender. Este año ha tenido sus oscuridades, sus sombras, sus recovecos. Pero echando la vista atrás, puedo ver que ha sido un buen año, que he recibido muchísimo más de lo que puedo digerir. Echando la vista atrás, puedo ver que, más allá de tanta gente a la que tengo tanto que agradecer por este maravilloso año, hay alguien que está tan directamente involucrado en mí y en mi bien que sencillamente no puedo dejarlo pasar.

Quiero agradecer, desde lo más profundo de mi ser, a Dios. Es a él a quien tengo que agradecer la preciosa familia en la que estoy, porque fue Él quien me puso allí. Es a Él a quien tengo que dar las gracias con todo mi corazón por la Iglesia en la que estoy, por el lugar en el que estudio y todas las personas que están involucradas en él. Es a él y a nadie más a quien debo la gloria por este blog y por lo que en él digo. Es a Él a quien debo reconocer el tener a estos amigos tan cercanos, tan profundamente arraigados en el corazón. Es Él quien ha creado a Rebeca, quien la ha diseñado tan perfectamente, es suya la virtud, es suyo el valor, y es a Él a quien quiero honrar profundamente en mi relación con ella. Es suyo el mundo, es suya la economía, son suyos los gobiernos, es suyo mi bolsillo. El depender económicamente del dador de la vida me hace ver cada día cómo no hay de qué temer. El dedicarme a servir al Dios de dioses me hace comprender que Él se ocupará de mí, que nada me faltará.

Este año 2012, hasta ahora, ha sido tan bueno, tan feliz, tan excelente, que solamente tengo palabras de agradecimiento, de bendición. Probablemente el 2013 no sea tan bueno en todos estos sentidos, no lo sé. Pero sí hay algo que sé, que Dios seguirá estando ahí, que jamás me va a defraudar y que yo he decidido poner mi vida en sus manos, con todo lo que tengo. Lo demás depende de Él.

Un saludo.

jueves, 13 de diciembre de 2012

הללויה


GLORIA ALELUYA - BROOKLYN TABERNACLE CHOIR


Glory, hallelujah, Heavenly Father 
I will give the glory, Lord, to you!
Marvellous and glorious, loving Creator
I will give the glory, Lord, to you

Be exalted,
Let your name be lifted up forever,
God unchanging, you’re my Lord and Saviour,
I will give the glory, Lord, to you
God Almighty, the heavens and the earth belong
To you, Lord
The sun, the moon, the stars, the seas, they’re
Yours, Lord
I will give the glory, Lord, to you



Gloria aleluya, Padre del Cielo, 
Adorarte quiero, ¡solo a ti!
Dios majestuoso del Universo,
A ti doy la gloria, solo a ti

Gloria, gloria aleluya, gloria, gloria aleluya.


¡Qué tu nombre sea exaltado eternamente!
Tú eres el mismo hoy y siempre.
A ti doy la gloria, ¡sólo a ti!
Poderoso. Tuyos son los cielos y la tierra.
Tuyos son los mares, las estrellas.
A ti doy la gloria, solo a ti.

¡Qué tu nombre sea exaltado eternamente!
Tú eres el mismo hoy y siempre.
A ti doy la gloria, ¡sólo a ti!
Poderoso. Tuyos son los cielos y la tierra.
Tuyos son los mares, las estrellas.
A ti doy la gloria, solo a ti.

Gloria, gloria aleluya, gloria, gloria aleluya.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

Milagros


La inmensidad del mar separado en dos para que toda una nación cruce en seco en su huída de la esclavitud. Una mujer formada de la costilla de un hombre. Agua transformada en un buen vino. Un hombre llevado al cielo sobre un carro de fuego ante la atónita mirada de su discípulo. Una mujer embarazada sin haberse acostado con ningún hombre. Un universo surgido de la nada absoluta. Un hacha flotando en un río. Un pueblo alimentado durante 40 años por alimento caído, literalmente, del cielo. Un adolescente derribando con una pequeña honda a un gigante soldado. Las bocas de los leones cerradas en una clara sentencia de muerte. Un muerto por crucifixión romana resucitado al tercer día.

Hoy en día hemos llegado a un nivel de conocimiento y de entendimiento de la realidad científica que hace que alguien inteligente no pueda de ninguna de las maneras creer en estos “mitos” que nos cuenta el cristianismo. Claramente la Biblia es mentira porque nos habla de hechos que no pueden ser probados científicamente, es más, nos habla de hechos que contradicen las propias leyes naturales. Caso cerrado. En 1937, el físico alemán Max Planck dijo: “La fe en los milagros debe ceder terreno, paso a paso, ante el continuo avance de las fuerzas de la ciencia, y su derrota total será sin duda un simple asunto de tiempo” (1).

¿Es esto así? ¿Puede alguien despachar la magia, los elfos y los gnomos como un mito y creer en la lista que tenemos arriba como hechos históricos? ¿Es viable que alguien crea en lo que nos narra la ciencia (la de verdad) como cierto y al mismo tiempo crea en la veracidad de la Biblia? ¿No es cierto que los milagros contradicen las reglas físicas más elementales y, por lo tanto, son necesariamente mentira?

Estas preguntas se las plantea mucha gente, de hecho, es probable que tú mismo pienses en esto. Continuamente me preguntan que cómo puede alguien inteligente hoy en día seguir creyendo en el nacimiento virginal de Cristo, por ejemplo.

Es vital para empezar, especificar lo que es un milagro, porque tendemos a relajar el sentido de esta palabra dándole el significado de algo que, aunque fuera complicado que se cumpliera, se terminó haciendo (p.e. es un milagro que haya venido, pero al final me dejaron mis padres). Aquí estamos hablando de algo que no se produce por causas naturales que operan en el momento y lugar en que ocurre, de hecho, según la Real Academia, es algo que necesariamente es atribuido a lo sobrenatural, más específicamente a lo divino.

Es decir, que los milagros son algo que está fuera de la ciencia, que se encuentra separado de las reglas científicas. Esto es importante, porque no estamos diciendo que los milagros contradicen la ciencia, o que están en contra de las leyes físicas, estamos diciendo que se encuentran fuera de estas. Por ejemplo, existe una ley natural que nos dice que si soltamos un libro en el aire, caerá hacia el suelo. La Ley de la Gravedad la conocemos todos porque todos la experimentamos. Sin embargo, si mientras este libro está cumpliendo a la perfección con la ley científica que debe, ponemos en su trayectoria nuestra mano, el resultado es que el libro no caerá al suelo, sino que se quedará en nuestra mano. El que nosotros hayamos atrapado el libro en plena caída no quiere decir que hayamos contradicho la ley física, se trata de la actuación de un ser que, libremente, ha inferido en este hecho completamente natural en un momento determinado, no es necesario negar la ley ni reformularla. Esto, en esencia, es lo que ocurre en un milagro. Por ejemplo, en el determinado caso en que un mar, específicamente el Mar Rojo, es partido para el paso de un pueblo, no estamos diciendo que la ciencia deba ser redefinida para que esto se lleve a cabo, de la misma manera que diciendo que Jesús resucitó no estamos diciendo que la muerte ya no afecte a los seres vivos, simplemente estamos diciendo que, en esos determinados casos, la regla fue afectada por un poder superior, Dios.

Lo que estoy diciendo es que nuestro amigo, el señor Planck, tiene toda la razón del mundo. Es un error el considerar lo que no podemos explicar como un milagro, debemos buscar la verdad científica en todo lo que no hemos llegado aún. No estamos hablando de un pensamiento simplista que nos lleve a catalogar todo aquello que no podemos entender o explicar como un milagro. Estoy hablando de aquellos hechos por los cuales, basados en una serie de principios, deduciríamos legítimamente que hay un agente sobrenatural que interviene en el proceso. Estoy hablando de hechos reales de Dios, no de explicaciones simplistas de alguien que no entiende o no quiere entender.

Si pensáis que esto es una idea tonta o descabellada, investigad un poco en la “irreducible complejidad” de cualquiera de los órganosque nos permiten la vida, del ajuste fino con que está diseñado nuestro mundo y nuestro universo, piensa simplemente en la manera tan sumamente perfecta conque están calibradas las leyes científicas que permiten nuestra existencia. Si no es por medio de la inferencia de Dios, de un diseñador sumamente inteligente, si no es un milagro, es sencillamente imposible que hayamos llegado a existir.

Al punto que quiero llegar es que la simple creencia en un Dios creador, que se ha revelado y que se interesa por su creación es la clave para todo esto. Me explico. Si Dios lo ha hecho todo de la nada, ¿dónde está el problema para aceptar que una mujer se quedase embarazada por su voluntad? ¿Tuvo Dios problemas para generar el ADN adecuado en el óvulo de Maria habiendo creado las galaxias en un instante? ¿Acaso un Dios que por la pura potencia de su voluntad creó los agujeros negros tendría mucho problema en hacer flotar un hacha en un río? ¿Es que el diseñador del estómago del hombre no podría darle de comer?

En el momento en que pensamos en la idea de Dios, las imposibilidades en cuanto a los milagros se esfuman. Precisamente porque no estamos hablando de ciencia, ni de nada que la contradiga, sino del que la creó, del que hace que cada una de las leyes naturales esté ahí, del que sostiene el universo, del que está muy por encima de estas “reglas de juego” que nos puso. Es por eso que podemos afirmar que los milagros son posibles. No como una explicación de ignorantes que no entienden la realidad, ni como contradicciones de la ciencia, sino como la revelación de un Dios soberano que no está limitado por ninguna norma. Como la libre manifestación del único ser verdaderamente libre, como la poderosa manifestación del ser más poderoso de cuantos hay.


*Idea extraída de “El caso de la fe”, de Lee Strobel. Segunda objeción.

(1) Searching Sigues. Nicky Gumble. Pág. 99.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Facebook no se apropiará de tu contenido

Cada cierto tiempo, tanto en las redes sociales como a través del correo electrónico se difunden mensajes que hacen saltar las alarmas de los usuarios. Ya sea porque la plataforma teóricamente pasará a ser de pago o por alguna violación de la privacidad, estos mensajes tienen una gran capacidad para esparcirse, aunque pocos se detienen a averiguar si el contenido es cierto o no.

Estas últimas semanas se ha dado este fenómeno en Facebook, donde  miles de usuarios están compartiendo un mensaje que advierte a la empresa de que no puede apropiarse del contenido del perfil.  “Por el presente comunicado se notifica a Facebook que tiene estrictamente prohibido divulgar, copiar, distribuir, difundir o tomar cualquier otra acción contra mí sobre la base de este perfil y/o su contenido” dice la nota.

Revisando el concepto, algunos expertos advierten de que  se trata de una advertencia “innecesaria” y que además cae en un sinsentido.  Se ha creado una falsa alarma que hace pensar que Facebook tiene derechos sobre los contenidos que se publican desde los perfiles personales. Sin embargo  las normas de uso de Facebook aclaran que el contenido que se publica en un perfil personal siempre es propiedad exclusiva de esa personas.

Otra cosa distinta es el  derecho que Facebook tiene de hacer uso de este material  (sin ser su propietario). Aquí es donde está el problema para algunos usuarios, ya que  Facebook analiza todo lo que un perfil publica, sea de forma pública o restringida.  “Aunque  nos permites utilizar la información que recibimos acerca de ti,  tú eres en todo momento su propietario”, dice claramente Facebook en sus términos de uso.

La red social utiliza los datos acerca de la actividad de sus usuarios en la red, sus interacciones, el momento en que se publica una foto, la dirección IP del ordenador o del móvil, o el uso de los juegos u otras aplicaciones.

Estos son los datos que Facebook analiza para sugerir nuevas amistades, aplicaciones e incluso para seleccionar qué anuncios mostrar a cada usuario, pero  desde la red advierten que nunca comercializan datos asociados con un nombre y apellido de un perfil concreto.

“Solamente proporcionamos datos a nuestros socios publicitarios o a nuestros clientes después de haber eliminado tu nombre u otros datos que puedan identificarte, o bien, después de haber combinado tus datos con los de otras personas de manera que dejen de estar asociados contigo”, explica la empresa.

Por lo tanto  publicar este mensaje de advertencia no tiene sentido, ya que en el momento en el que una persona crea una cuenta en Facebook, acepta que éste pueda tener acceso a estos datos generales.  Otra cosa es si los contenidos se desean compartir con más o menos visibilidad para otros usuarios de la red social, lo cual se configura en la privacidad.

El texto que se ha divulgado estas semanas en miles de perfiles dice:

 “En respuesta a las nuevas directrices de Facebook, por el presente comunicado se notifica a Facebook que tiene estrictamente prohibido divulgar, copiar, distribuir, difundir o tomar cualquier otra acción contra mí sobre la base de este perfil y/o su contenido. Las prohibiciones anteriores también se aplican a sus empleados, estudiantes, agentes y/o cualquier personal bajo su dirección o control. El contenido de este perfil es información privada y confidencial. La violación de mi privacidad es penada por la ley UCC 1-308 1-103 y el Estatuto de Roma.

 Facebook es ahora una entidad de capital abierto. Se recomienda a todos los miembros publicar un aviso similar a este, o si lo prefieren, pueden copiar y pegar esta versión. Si no publica una declaración al menos una vez, indirectamente estarán permitiendo el uso de elementos como sus fotografías así como la información contenida en las actualizaciones de estatus de nuestro perfil”. 

Fuentes: lainformacion.com, Microsiervos
Editado por: Protestante Digital 2012

martes, 27 de noviembre de 2012

Economista indignado


Hoy os dejo con un vídeo de la mesa de debate que tuvo lugar en Elche a finales de septiembre, con motivo del cierre de la celebración de las XIX Jornadas Tributarias de la Comunidad Valenciana. El que habla es el economista catalán José María Gay. Atentos porque no tiene desperdicio, son 5 minutos que dan para hablar mucho. Ya me contaréis qué os parece.







“Este es un pais de chorizos, lo digo con todo el respeto... y el pueblo tiene que decir ¡basta! El Gobierno está propiciando el fraude fiscal. Son unos ineptos. Ni la patronal ni los sindicatos son independientes, están todos comprados con subvenciones. La gente de más de 45 años que esté en el paro no volverá a trabajar nunca más. Nuestros universitarios se van de este país, en los centros estamos preparándolos para que se vayan a trabajar a Alemania y Estados Unidos. Yo, seguramente, me iré, porque un país que no tiene capacidad de reacción, que no hay sentido de la revolución como tiene que ser... ¡Venga a desaparecer las empresas, venga a subir los impuestos, venga el IVA! …”

lunes, 26 de noviembre de 2012

Víctima o verdugo


“Yo no soy culpable de lo que hago. No yo. Yo en esencia soy bueno, lo que pasa es que he tenido unas circunstancias en mi vida muy difíciles. Fíjate, mi padre me pegaba, mi hermano mayor siempre me culpaba de todo lo que él hacía, de todo lo malo, claro. Mis compañeros de clase se reían de mí. Todo eso me marcó, me traumatizó. Fíjate si lo pasé mal que hasta me caí un par de veces y me rompí un brazo, de cada vez uno diferente, la primera el derecho y la segunda el izquierdo. 

No es justo que yo sea culpable de lo que hago, si no me hubieran pasado todas esas cosas horribles, yo ahora sería presidente del gobierno, o mejor. Yo no soy culpable de lo malo que hago, yo soy una víctima. Una víctima de la apatía de los demás, de su hostilidad abierta hacia mí, de sus actitudes críticas, soy una víctima de aquella piedra que me tiró un chico en las prácticas porque solamente mencioné a su madre en una desafortunada afirmación, afirmación que, por supuesto, solo dije porque la había oído en casa, el vecino de abajo solía gritar obscenidades a eso de medianoche cuando llegaba a casa tarde y se me pegaban. Pero aquello tampoco era culpa suya, se emborrachaba y decía aquello porque tuvo una infancia muy dura, incluso se dice que pilló un par de veces a su mujer con otro hombre en plena faena, pobre hombre, se puede entender que fuera así de borde y de borracho.

Así que yo crecí con todas influencias malignas, tan malignas que no tuve más remedio que unirme a ellas y convertirme en lo que soy ahora, así que si ahora gasto todo mi dinero en drogas y alcohol, si ahora soy así de desagradable con todos los que me ayudan o intentan hacer algo de mí, si robo, si insulto a la gente, si gano todo el dinero trapicheando con quien sé que no debo, si hago todo lo que hago, es porque viví lo que viví y porque ellos me hicieron así. No me juzguéis, soy una víctima.

Mi padre, que me pegaba a diario, lo hacía porque su padre le pegaba a él a diario también. Tampoco es responsable, solo una víctima también. Aunque a veces le odie, le odio por lo que él ha hecho de mí, aunque sepa que él es otra víctima por lo que a él le hizo su padre. Creo que mi abuelo también tuvo esta misma herencia de su padre, otra víctima más. Mi hermano aprendió a culparme de todo lo que hacía de un amigo suyo, nuestro vecino de arriba, dos años mayor que él. Creció bajo sus faldas y siempre culpaba a su hermano menor de todo lo malo que hacía también, además tenía mucha maña para hacer ver a todo el mundo que lo que hacía realmente era culpa del pobre chiquillo. Mi hermano también era una víctima, no le culpéis. Y seguramente los niños se rieran de mí por los estándares de la sociedad, en los que si no eres exactamente como los demás se te margina, es por eso que a mí me hacían aquello, ellos pensaban que todo el mundo debería jugar al badminton, yo no lo hacía, me parecía un deporte un poco ridículo, yo era más de cricket, así que me apunté al equipo local de cricket cuando era muy pequeño. Aquello no fue tan buena idea como pensaba. Pero los pobres chavales que se reían de mí, aunque a veces les odie, eran víctimas de la sociedad que les convencía a odiar a los diferentes.”

Seguramente os sonará este razonamiento. En el que la gente no es responsable de lo que hace porque sencillamente es una víctima de lo que les ha tocado vivir, o de sus influencias. Una sociedad de víctimas que no es responsable de lo que hace. Es curioso porque cuando yo hago algo, es por culpa de lo que otro hizo, pero ese mismo que lo hizo, también es víctima de lo que hizo otra persona. De esta manera nadie es responsable y podríamos seguir esta cadena en que cada uno es víctima del que le precede y empuja su responsabilidad hacia él. Si seguimos esta cadena, podremos llegar a que el culpable de todo es, dependiendo de la teoría que apoyes en cuanto al origen de la vida, Adán o un protozoo. Pero, desde luego, yo no lo soy, ni tú tampoco.

Pues bien, creo que esta razón, el pensar que todos somos víctimas (o al menos yo, desde luego), es una de las principales por las estamos como estamos. Me explico, una víctima no tiene que pedir perdón, una víctima no tiene que cambiar absolutamente nada, una víctima solamente tiene que recibir, no tiene que dar. Una víctima debe ser objeto de cariño, de comprensión, de afecto, de empatía… Una víctima solo debe sentarse y esperar a que otro venga y le apoye, le abrace, le solucione el problema, después de todo, él no es responsable, solo es una víctima. Mientras que el culpable, el verdugo, el responsable de algo debe reconocer su error, debe tratar de buscar una solución al problema, procurar poner medios para que no se repita la situación que causó, el culpable debe dar, debe restituir lo que destrozó, debe devolver lo robado, debe pagar lo gastado, debe enmendar el daño causado.

Vivimos en una sociedad de víctimas que simplemente empatizan unos con otros para sentirse mejor, culpando a otros como responsables de que ellos mismos hayan llegado a ser y a hacer eso. Echamos balones fuera para no tener que reconocer nuestros propios males, somos expertos en excusarnos y parecer como el pobrecito cordero que solo precisa de comprensión y cuidado.

Una víctima no tiene porque pedir perdón, solo tiene que recibir de los demás. El culpable debe cambiar algo, debe saberse y actuar como responsable de lo que hace y de lo que dice.

Nuestra sociedad necesita de más gente que reconozcan su culpabilidad, y necesita menos víctimas inocentes que nada tienen que ver con su propia pena. Por la sencilla razón de que la sociedad necesita un cambio, nosotros mismos necesitamos comenzar ese cambio en nosotros mismos, y el cambio debe empezar por sabernos responsables, por saber que sí, que somos responsables, que debemos cargar con las culpas y con las cargas de nuestros errores, que debemos reconocer lo que hemos hecho, que debemos tratar de hacerlo mejor.

Hoy tengo una petición para ti y para mí. Dejemos de ser víctimas y comencemos a reconocernos culpables. Dejemos de recibir y comencemos a dar. Dejemos de lamentarnos y comencemos a actuar. 

jueves, 22 de noviembre de 2012

La Evolución ha sido desestimada en el Parlamento Europeo


Miércoles 11 de octubre, un día histórico en la vida del Parlamento Europeo.

El miembro polaco del Parlamento Europeo, Maciej Giertych, director retirado del departamento de Genética de la Academia de Ciencias de Polonia y padre del Vice Primer Ministro polaco, Roman Giertych, presentó a sus colegas MPE un seminario público sobre la Teoría General de la Evolución.

El profesor Giertych cuestionó el sentido de continuar enseñando en toda Europa hipótesis - la macroevolución - que han sido ya repetidas veces refutadas, a la vez que señaló falta de utilidad de dichas hipótesis en la labor científica.

Giertych introdujo su discurso con el relato de cómo sus hijos habían regresado una vez de la escuela contando que les habían hablado sobre la Teoría de la Evolución. Les habían enseñado que la prueba la macroevolución - el origen común de todos los seres vivos - debía buscarse en la ciencia genética. Esto era algo completamente nuevo para el profesor Giertych, quien había dedicado su vida al trabajo de investigación genética de más alto nivel. El mismo reveló a los presentes que en la genética no se ha encontrado tal comprobación, sólo pruebas de lo contrario.

Lo dicho se vió reforzado por las palabras del Profesor Emérito Joseph Mastropaolo, que había viajado desde Estados Unidos para participar de la audiencia de Bruselas. Éste explicó que las ciencias biológicas no ofrecen ninguna prueba empírica que confirme la macroevolución, sino solamente problemas sin solución. La Teoría de la Evolución se basa meramente en evidencias a ser interpretadas, las cuales, debido a su propia naturaleza, permiten muy diferentes interpretaciones. Mastropaolo dijo al público que esta teoría, después de más de 150 años, aún carece de evidencia empírica.

Hans Zillmer ante el Europarlamento
Hans Zillmer, paleontólogo alemán, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York, dijo a los presentes que tampoco el registro fósil aporta pruebas de la Teoría de la Evolución. En vez de mostrar un cambio gradual de una especie a otra, como a menudo se sostiene en el salón de clase, revela en realidad la quietud y estabilidad de las formas de vida.

Entre quienes colaboraron con la organización de esta audiencia histórica se halla el Dr. Dominique Tassot, director del Centre d'Etude et des Prospectives sur la Science (C.E.P.). C.E.P. es una organización compuesta por 700 miembros de habla francesa, científicos, intelectuales y profesionales de otras disciplinas, todos los cuales se oponen a la teoría evolucionista por motivos científicos.

De Tom Magnuson.  www.zillmer.com

martes, 20 de noviembre de 2012

La Reforma III: La semilla del cambio


El final de una época se aventuraba cercano. Las reglas del juego que habían regido durante un milenio estaban abocadas a un drástico cambio. Ya hemos hablado de la situación que los laicos veían a simple vista de los religiosos que regían sus vidas, una situación insosteniblemente corrompida que tuvo su momento álgido en el nefasto periodo del papado en Aviñón y el cisma occidental que supuso el llegar a tener dos e incluso tres papas diferentes al mismo tiempo. A simple vista se podía ver la degradación de la casta sacerdotal en todos los aspectos, y esto tampoco pasó desapercibido a los propios eclesiásticos que comenzaron a mirar con desconfianza el presente y el futuro de su situación, más aún aquellos que tuvieron la suerte de descubrir lo que decía la Biblia, tan alejado de la situación que vivían en aquella situación.

El renacimiento se acercaba en la historia, se comenzaba a dudar de lo que la Iglesia Romana había dictado durante tanto tiempo, y tanto en la filosofía como en las artes y, por supuesto, en lo que al cristiano atañía, se comenzó a buscar más allá, atrás, en las fuentes clásicas. La caída de Constantinopla en el 1453, llevó a muchedumbres de eruditos y religiosos griegos a centro Europa, hecho que facilitó que se volviera a estudiar el griego como lengua religiosa, aparte del latín. Esto fue de vital importancia, porque los manuscritos que se tenían de la Biblia estaban escritos en griego, como fueron redactados por los autores originales, e incluso el Antiguo Testamento, estaba en forma griega también en la traducción autorizada de los 70, o Septuaginta. Se comenzó a ver que había algunas partes de la traducción de Jerónimo al latín, la Vulgata, del 382 d.C., sencillamente habían sido mal traducidas, y la búsqueda de lo que originalmente decía la Biblia recobró fuerzas.

Muchos fueron los intentos de reforma, y las reformas que se llevaron a cabo durante toda la Edad Media, pero el hecho es que las reformas que se realizaron se basaban en los frutos del problema, y no fueron a su raíz. Por ejemplo, se denunciaba mucho los continuos problemas que tenían los sacerdotes para cumplir sus votos y las violaciones manifiestas de la castidad, que llegaron a puntos insostenibles en diferentes momentos. Pero la solución que daban una y otra vez era la de endurecer las penas contra los que incumplían sus votos y tratar de limitar las oportunidades de que esto ocurriera, en lugar de preguntarse si no sería que esta medida de la prohibición de los matrimonios para los sacerdotes era inapropiada, al ir en contra de la naturaleza humana y de la Biblia misma.

Pero hay varios ejemplos de precursores de la Reforma que encabezó Lutero que, de haber tenido las circunstancias apropiadas, habrían transformado la Europa medieval varios siglos antes de lo que ocurrió en Wittenberg.

Juan Wyclif
Uno de los primeros representantes de estas “prerreformas” que nos ocupan  el día de hoy fue Juan Wyclif. Nacido alrededor de 1320, Wyclif llegó a ser catedrático de Teología de la Universidad de Oxford y uno de los teólogos más influyentes de la Inglaterra del siglo XIV. Una de las razones por las que más se le recuerda es por haber traducido la Biblia latina de Jerónimo, la Vulgata, al inglés. El teólogo de Oxford rechaza la transubstanciación aprobada un siglo atrás por la total carencia de referencia bíblica para esta afirmación, se opone drásticamente a la acumulación de poder y de dinero por la Iglesia y a la venta de indulgencias. Su principal preocupación era la de volver a dar la autoridad a la Palabra de Dios, poniéndola por encima de las tradiciones o a las decisiones de los cardenales y concilios (1). Fue obligado a jubilarse por causa de la rebelión de los campesinos en 1381 y muere 600 años de que naciera un servidor, en 1384. En 1415, en el Concilio de Constanza es declarado hereje por su pasión por la Biblia, por traducirla, por oponerse a dogmas aprobados por concilios y papas y por sobreponer la autoridad de la Palabra de Dios a la de los hombres de Roma, su cuerpo es exhumado y quemado en la hoguera (2).

Juan Huss
Juan Huss fue un bohemio nacido en 1373. Su madre se quedó viuda al poco de nacer Huss, y con su abnegado sacrificio consiguió que su hijo estudiase teología en la Universidad de Praga, donde llegó a ser profesor con solo 25 años. Allí llegó a ser rector de esta universidad y predicador renombrado. Sus ideas y enseñanzas no fueron bien recibidas desde un principio entre el clero. Marcadamente influido por la sombra de Wyclif, su énfasis cayó sobre la necesidad de la vuelta a poner por encima la Biblia a los diferentes concilios, decisiones y tradiciones romanas. Pone énfasis también en la necesidad de vivir una vida en la que Cristo sea el centro en detrimento de la necesidad de participar de los “sacramentos” que ponía la Iglesia Romana, se opone a la venta de indulgencias, a la adoración de las imágenes y de las reliquias. Queda bajo excomunión por el papa Juan XXIII conocido por el sobrenombre de “El monstruo” por su vida depravada y falta de escrúpulos (2). Es invitado al Concilio de Constanza con un salvoconducto del Emperador Segismundo, ya que era un noble importante e influyente de Bohemia. El papa fue depuesto en ese concilio como ya dije en la anterior entrega, y para cuando se celebró el concilio, el emperador había retirado el apoyo al decano de Praga. A Huss se le negó el derecho de defenderse y fue vendido a sus denunciantes, acusándole de ser discípulo de Wyclif y hereje obstinado, que le quemaron el 6 de julio de 1415 cantando: "Jesús, Hijo del Dios viviente, ten misericordia de mí" (3). Su influencia en Bohemia fue tal que se organizaron dos movimientos en su tierra natal, los taboristas y los utrarquistas, que sobrevivieron contra la persecución, las matanzas y la guerra que trajeron los católicos a sus tierras hasta la llegada del monje agustino Martín Lutero, fusionándose con su movimiento y con el iniciado por Juan Calvino un siglo después.

Hubo muchos otros intentos de hacer una reforma o de hacer hincapié en el hecho de que había que hacer algo en la deriva que había tomado la Iglesia de Roma, muchos fueron ajusticiados, otros fueron simplemente ignorados, hubo incluso algunos intentos radicales que basaron su intento de cambio en la violencia y en la guerra. El mundo se estaba conmoviendo, estaba cambiando, las piezas se estaban preparando para estar dispuestas para lo que sucedería en Wittenberg.

Después de todo, ya lo dijo Tertuliano: “La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia.”

(1)- Chronological and Background Charts of Church History, Robert C. Walton, Zondervan, Grand Rapids, 1986. Traducido por Larry S. Thornburg, 1995.
(2)- Dos estrellas tempranas de la reforma, Víctor Sedaca. Revista Nueva Reforma. 
(3)- Historia del cristianismo, Kenneth Scott Latourette. Págs. 777 y ss.

viernes, 16 de noviembre de 2012

La Reforma II: El fin de una época


Durante buena parte de la Edad Media, el debilitamiento de los estados a favor de los feudos nobiliarios, la persistencia del “Imperio Romano” en el Sacro Imperio, la centralización religiosa en torno a Roma y la existencia de un potente enemigo rodeando la cristiandad, hizo que toda Europa estuviera unida bajo una misma bandera, tanto política como religiosa, con sus claras diferencias regionales, pero en esencia eran todos más o menos “una misma nación”.

Fueron varios los factores que, al ir acercándose el fin del medievo, hicieron que esta unidad europea fuera resquebrajándose y que el europeo comenzase a plantearse todo aquello en lo que había creído a pies juntillas durante más de un milenio.

La división religiosa que impactó Europa desde mediados del siglo XVI fue iniciada, en efecto, por Martín Lutero hace ya 495 años, pero este cambió tuvo sus primeros brotes verdes varios siglos atrás, brotes verdes que fueron forzados por una realidad religiosa en Europa que dejaba mucho que desear. Hoy me gustaría ofrecer brevemente una panorámica de aquello que ocurrió en la Europa Católica, Apostólica y Romana que forzó la existencia tanto de la Reforma Protestante, como de otras reformas e intentos frustrados que poblaron el fin de la Edad Media.

Durante el s. XIII, el papado llegó a su mayor etapa de poder en la persona de Inocencio III, al tiempo que las órdenes mendicantes se lanzaban a la conquista del resto del mundo para Cristo, y en las universidades se construían grandes catedrales del pensamiento teológico. En teoría al menos, Europa se encontraba unida bajo una cabeza espiritual, el papa, y otra temporal, el emperador. Incluso durante buena parte de este siglo se volvieron a unir las dos iglesias, la romana y la griega. Pero en medio de todos estos elementos de unidad al parecer inquebrantables existían tensiones y puntos débiles, que a la postre derribarían todo el edificio que la cristiandad medieval había construido con sus altos ideales (1).

En cuanto a la Iglesia Griega y la unidad que disfrutaron con Roma, fue solamente aparente, pues interiormente bullía un resentimiento hacia el opresor que había aprovechado las cruzadas para tomar Constantinopla y desterrar su independencia (1).

Mapa de las diversas oleadas de la peste negra.
Una de las grandes razones por las que el pueblo comenzó a perderle el respeto al papado y a la unidad en torno a Roma, fue ni más ni menos que las diferentes oleadas de peste bubónica que asolaron Europa a partir de 1347, que diezmaron la población de la cristiandad. Costaría siglos el recuperarse de la destrucción demográfica. Aunque la Iglesia de Roma acusaría una y otra vez a los pecados y tacharía esta epidemia de “Castigo de Dios”, el hecho es que la gente comenzó a preguntarse si estaba tan sumamente claro que Dios estaba de su parte cuando hasta los más pequeños, y especialmente estos, sucumbían ante la muerte negra.

Las condiciones políticas que cambiaron durante estos siglos tampoco ayudaron en exceso al fortalecimiento de la iglesia centralizada. La burguesía comenzó a apoyar a la monarquía, cada vez más hastiada de los grandes nobles que les usurpaban el poder. El crecimiento de las ciudades, la tendencia a la centralización en las diferentes monarquías del poder en detrimento de la clase noble hizo crecer los sentimientos nacionalistas que anularon el sueño de la Europa unida políticamente, y terminaría por hacer tambalear el sueño de la Europa unida espiritualmente. La prueba más evidente fue la Guerra de los 100 años, que desangró Europa durante algo más de un siglo.

Pero el principal problema con que se encontró la Iglesia fue ésta misma. La continua perversión de los supuestos representantes de Cristo en la Tierra llevó a la gente a pensar que estos personajes no eran más que farsantes.

Estas perversiones pasaban por las anatas, que era el impuesto por el cual el obispo o abad recibía la ganancia equivalente a un año del sacerdote ordenado. Las continuas colocaciones, por las cuales se ordenaban nuevos sacerdotes y se rotaban los existentes por parte de los altos cargos de la Iglesia para cobrar las anatas. Las preservaciones, que eran las reservas de los puestos más valiosos económicamente para el Papa, que enviaba a un sacerdote en su nombre y le reservaba la cuantía por ese cargo para el “vicario de Cristo”. Las expectativas o simonías, es decir, la venta de los cargos eclesiásticos al mejor postor. Las dispensaciones, el pago de un importe por el perdón de las rupturas a la ley canónica. Las indulgencias, que era la remisión de las penas temporales por el pecado, tanto propias como de familiares, previo pago de una cuantiosa suma de dinero. El nepotismo, el nombramiento de familiares de altos cargos creando una especia de cargo eclesiástico hereditario.

Mapa del cisma, donde se diferencian los territorios
que apoyaban al papado de Roma y los
que apoyaban al papado de Aviñón.
En 1305, Clemente V fue nombrado Papa. Tras 10 meses de pontificado, decidió trasladar el papado a Aviñón, en Francia. Fue a partir de entonces que hay una serie de papas franceses que no tienen ninguna intención de devolver el papado a la Ciudad Eterna. De hecho, nombran a los cardenales de entre los sacerdotes franceses, hecho que causa que necesariamente los siguientes papas fueran de esta misma nacionalidad. La intención de quedarse en Francia queda patente con Benedicto XII, que construye un ostentoso palacio para el papado. Durante esta época, fue absolutamente escandalosa la depravación que salía de los altos poderes eclesiásticos. Hubo algún intento de devolver el papado a Roma por parte de los papas, pero los cardenales franceses lo impidieron. La cristiandad entera estaba consternada por este hecho. Esto cambió cuando Urbano VI, el primer papa italiano tras 7 papas franceses, decidió trasladar el papado a Roma pasase lo que pasase, así como el anuncio de serias medidas para cambiar la situación que estaba destrozando la Iglesia. 13 cardenales franceses, reunidos en Anagni, decidieron elegir a otro papa, destronando de esta manera a Urbano. El resultado es que de allí salió Clemente VII como papa con sede en Aviñón, y Urbano VI como papa en Roma, con una cristiandad dividida por la mitad. Para dar una solución a este problema que se alargó durante dos décadas, las dos curias de los dos papas se reunieron en el Concilio de Pisa en el 1409, decidiendo deponer a los dos anteriores papas y entronar a un nuevo papa, Alejandro V. Pero el resultado de esto es que ninguno de los dos otros aceptaron este concilio y la cristiandad se vio dividida entre tres papas diferentes. El sucesor de Alejandro V, Juan XXIII, fue expulsado de Roma por Ladislao de Nápoles y buscó la protección del impero que se la ofreció a cambio de que convocase un nuevo concilio, el de Constanza, en 1414 (2). En este concilio, fueron obligados a dimitir como papas Juan XXIII y Gregorio XII, pero Benedicto XIII se refugió en Peñíscola, amparado por el  reino de Aragón, donde continuó su sueño del papado conocido como Papa Luna. El nuevo papa elegido después de esta tormenta sería Martín V.

Esto es solamente un ejemplo de la manera en que los supuestos representantes de Cristo hacían y deshacían a su antojo en este periodo de la Edad Media, entre malas artes y una degradación absoluta. Fue en medio de este desastre que surgieron diferentes rebeliones contra este poder, de muchos tipos, que constituyeron los cimientos sobre los que la Reforma Protestante se construyó. Continuaré hablando de estos intentos reformadores en la próxima entrega. 

(1)- Historia del Cristianismo. Justo L. González. Tomo 1 Cáp. 44.
(2)- Catolicismo Romano. José Grau. Tomo 1. Págs. 423 y ss. 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Profetas de la crisis

Llevaba un tiempo viendo en facebook cómo algunos amigos colgaban un vídeo que se llamaba: "Se veía venir..." Dos abuelos de Soria predicen la crisis en 2007, pero no había tenido la oportunidad de verlo hasta hoy, y el caso es que me ha parecido de lo más curioso cómo la sabiduría de dos señores que, según ellos, apenas acudieron un año y poco al colegio, eclipsa y sobrepasa con creces los conocimientos de los teóricamente expertos en la materia que nos han metido en este embrollo que cariñosamente llamamos crisis económica.

Así que me gustaría compartir este vídeo con vosotros para que lo disfrutéis y que atendamos entre todos qué es lo que estos dos señores mayores, "incultos" y de pueblo tienen para enseñarnos acerca de economía y de esta crisis que nos atañe a todos.




Y visto esto, disfrutad de este 14 de noviembre, perfecto día para hacer huelga.

¡Un saludo!

lunes, 5 de noviembre de 2012

Así se entiende el ecumenismo

Cardenal Koch, Presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos

El Cardenal Koch, Presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, sigue hablando de lo que entiende como “ecumenismo” sin ambigüedades, sin medias tintas, lo que seguro que agradecen muchos protestantes.

 En junio de este año ya fue muy claro refiriéndose a la reforma protestante, diciendo que “no podemos celebrar un pecado , los acontecimientos que dividen a la Iglesia no pueden ser llamados un día de fiesta”. Lo más positivo que opinó el cardenal fue etiquetar este evento histórico como un día que hay que recordar, pero no celebrar.

En aquella ocasión concluyó que  le gustaría asistir -en lugar de a una celebración de la memoria de la Reforma protestante- a una reunión en la que las confesiones reformadas pidieran disculpas y reconociesen sus errores .

Las reacciones no fueron especialmente entusiastas entre quienes se habían creído el ecumenismo católico como un diálogo y acercamiento, y sí con cierta sorna por los muchos que siempre han visto el ecumenismo católico como “la unidad del lobo que quiere devorar al cordero para poder llegar a ser uno”, en palabras de José Cardona, primer secretario ejecutivo de la Federación evangélica española (Ferede).

El pasado 2 de noviembre el cardenal Koch  participó en el Sínodo General de la Iglesia Luterana Unida de Alemania (VELKD) , que está al cargo de los preparativos de la celebración de los 500 años de la Reforma protestante en 2017.

Dos días después del simbólico 31 de diciembre, que recuerda el inicio de la Reforma en todo el mundo, delante de aquellos con quienes busca la unidad declaró que “ la separación de las iglesias protestantes de la Iglesia no es una expresión de éxito, sino el fracaso de la Reforma . Los reformadores no querían nuevas iglesias, más bien la reforma de la Iglesia Católica”.

Terminaron las sesiones con propuestas para que la Iglesia asentada en el Estado Vaticano y la Federación Luterana Mundial promuevan el ecumenismo con las iglesias pentecostales, algo que no parece fácil en la línea que está marcando tan claramente el cardenal Koch.

 Además de ver la Reforma como un fracaso, concluyó Koch planteando esta otra cuestión a sus oyentes, y de paso a todo evangélico o protestante que quiera ecumenismo con Roma: hay que elegir entre «considerar la Reforma como una ruptura con la tradición universal (católica) o en continuidad con la tradición».

Por si no había quedado claro, o a mayor satisfacción del Cardenal Koch, afirmó que el ministerio de los obispos proviene de la sucesión apostólica, un elemento clave de eclesiología de la ICR y del que se derivan otros muchos aspectos que separan la doctrina católica de la protestante, y del que con optimismo espera «una declaración conjunta en los próximos 30 años».

 En la réplica el obispo luterano Heinrich Bedford-Strohm (Munich) tampoco se quedó en medias tintas y le preguntó si no pensaba que la Iglesia del Vaticano no debería pensar en reformarse en su camino hacia la unidad.

En este aspecto, remarcó que «es necesario reflexionar juntos sobre la base de la iglesia apostólica primitiva» y no sobre los fundamentos del catolicismo romano.



Fuentes: Infocatólica
Editado por: Protestante Digital 2012

viernes, 2 de noviembre de 2012

La Reforma I: Inventos católicos

Muchas veces nos encontramos con gente que tiene la impresión, o incluso muchos de nosotros la tenemos, de que la Iglesia de Roma ha sido así tal y como la conocemos desde el mismo momento en que Cristo ascendió a las nubes, como si en ese instante hubieran aparecido por arte de magia las catedrales, las liturgias, las doctrinas, los catecismos y los colegios cardenalicios. Pero la verdad es que nada más alejado de la realidad. Ayer mencionaba mi intención de comenzar una serie de entradas acerca de la Reforma Protestante, pero es que esta reforma tuvo lugar en un momento determinado, en una sociedad determinada y en contra de un poder determinado que manejaba los designios de los hombres de aquella Europa, la Iglesia de Roma.

Por esa misma razón, me gustaría comenzar afirmando que para nada la doctrina contra la que protestaron aquellos reformadores ha sido así siempre, que está en constante evolución, incluso en la actualidad. Y que la idea de que esta Iglesia siempre ha sido igual y ha pensado lo mismo, argumento tan esgrimido de forma oculta durante tanto tiempo, es totalmente falsa. El hecho es que la Iglesia Romana ha ido modificando sus creencias, ampliándolas y alejándose más y más a lo largo de los siglos de lo que dice la Palabra de Dios. 

Cuidado, no estoy diciendo con esto que esta Iglesia ha sido la que más se ha apartado de lo que dice la Biblia o que sean los peores, ni muchísimo menos. Solamente quiero poner en relieve este poder contra el que se rebelaron los reformadores, y afirmar una vez más que cualquier tipo de cristianismo que se desvíe de lo que Cristo mismo nos dejó automáticamente deja de serlo, sea cual sea su procedencia.

Creo que es tarea de los cristianos de hoy en día el poner en tela de juicio si aquello que consideramos como "cristiano" lo es tal, si aquello que nos han enseñado los curas, los obispos y los papas a lo largo de los siglos está acorde con la Palabra de Dios. Por esto mismo, quiero dejaros con una lista de las invenciones que, a lo largo de los siglos, la Iglesia de Roma ha ido introduciendo en sus creencias, liturgias y usos, incluso de la manera en que han cambiado sus creencias y doctrinas a lo largo de su abultada historia (1). Disfrutadla porque no tiene desperdicio.

1. Presbíteros (ancianos de la iglesia) llamados sacerdotes por primera vez en tiempos de Luciano. s.II.
2. Misa sacerdotal instituida por Cipriano. s.III.
3. Oraciones por los muertos. 300 dC.
4. La "señal de la cruz". 300 dC.
5. Velas de cera. 320 dC.
6. Veneración de ángeles, los "santos" muertos y el uso de imágenes. 375 dC.
7. Misa como rito diario. 394 dC.
8. Comienzo de la exaltación de María. El término "Madre de Dios" aplicado a ella por primera vez por el Concilio de Éfeso. 431 dC.
9. Vestiduras especiales para los sacerdotes. 500 dC.
10. Extremaunción. 526 dC.
11. Gregorio I inicia la doctrina del purgatorio. 593 dC.
12. Oraciones ofrecidas a María, "santos" muertos y ángeles. 600 dC.
13. La lengua latina como lengua de adoración. 600 dC.
14. Primer hombre proclamado papa (Bonifacio III). 610 dC.
15. Besar los pies del papa. 709 dC.
16. Pepín, rey de los francos, otorga poder temporal a los papas. 750 dC.
17. Veneración de la Cruz, imágenes y reliquias "autorizadas". 781 dC.
18. Agua mezclada con sal y bendita por los sacerdotes. 850 dC.
19. Veneración de San José. 890 dC.
20. Creación del Colegio de Cardenales. 927 dC.
21. Juan XIII instituye el "bautismo de campanas". 965 dC.
22. Juan XV comienza la canonización de los "santos" muertos. 995 dC.
23. Ayuno los viernes y durante la cuaresma. 998 dC.
24. La misa desarrollada gradualmente como sacrificio, asistencia hecha obligatoria. s. XI.
25. Celibato sacerdotal mandatario. 1079 dC.
26. El rosario adoptado de los paganos por Pedro el Ermitaño. 1090 dC.
27. El Concilio de Verona establece la Inquisición. 1184 dC.
28. Venta de bulas e indulgencias. 1190 dC.
29. Los siete sacramentos definidos por Pedro Lombardo. s.XII.
30. La transubstanciación definida por el papa Inocencio III. 1215 dC.
31. Confesión auricular de los pecados al sacerdote en vez de a Dios implantada por Inocencio III. 1215 dC.
32. Adoración de la hostia decretada por el papa Honorario III. 1220 dC.
33. El Concilio de Valencia resuelve prohibir la Biblia al pueblo y es puesta en la lista de los libros prohibidos. 1229 dC.
34. Simón Stock de Inglaterra inventa el escapulario. 1251 dC.
35. El Concilio de Constanza prohíbe el uso del Cáliz durante la comulgación al seglar. 1414 dC.
36. El purgatorio proclamado como dogma de fe por el Concilio de Florencia. 1439 dC.
37. La tradición y la Biblia son declaradas de igual autoridad por el Concilio de Trento. 1545 dC.
38. Libros apócrifos (no canónicos, declarados por este concilio como "deuterocanónicos") añadidos a la Biblia por el Concilio de Trento. 1546 dC.
39. El credo de Pío IV es impuesto como el credo oficial en lugar del credo apostólico oficial. 1560 dC.
40. La Inmaculada Concepción de María promulgada por Pío IX. 1851 dC.
41. Compendio de errores publicado por Pío IX y ratificada por el Cancilio Vaticano: Condena la libertad de religión, conciencia, palabra, prensa, y descubrimientos científicos que son desaprobados por la Iglesia Romana; afirma la autoridad temporal de todo papa sobre los regentes civiles. 1864 dC.
42. El Concilio Vaticano asegura la infalibilidad del papa en materia de fe y moralidad. 1870 dC.
43. La Asunción de María es proclamada por Pío XI.  1950 dC.
44. María nombrada "Madre de la Iglesia" por Pablo VI. 1965 dC.

Esto es solo una pequeña muestra de la manera en que lo que consideramos como lo que siempre ha sido la Iglesia de Roma, ha sido una evolución de siglos acumulando decisiones sobre decisiones. Es precisamente por esta razón que cualquier comunidad de seguidores de Cristo, constantemente, deben estar reformándose de acuerdo a lo que Dios mandó. Y es la carencia de esta práctica la que ha llevado a la Iglesia de Roma a tomar caminos tan diametralmente opuestos a lo que es realmente el Plan de Dios.

(1) Tomado de la obra "Verdades Bíblicas a Católicos Romanos" escrito por el ex-sacerdote católico romano Bartolomé F. Brewer.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Soy católico


Soy cristiano, católico, apostólico y bejarano.

Soy cristiano porque he decidido libremente y sin ninguna coacción confiar plenamente en el sacrificio de Cristo para pagar mi culpa, porque he decidido creer en lo que dice la Biblia y tratar de obedecerlo, porque he confesado que soy pecador, inmerecedor de ningún favor de parte de Dios, porque me he arrepentido de mis pecados y porque tengo la firme esperanza de estar con él por toda la eternidad.

Soy católico porque formo parte de la comunidad de los fieles de Cristo. Católico significa “universal”, es decir, que la iglesia católica es literalmente la iglesia universal, la de todo el mundo, la que aglutina a todos aquellos que verdaderamente han confiado en Cristo para pagar su mal. Así que, por mucho que se haya adueñado de esta palabra la Iglesia de Roma, yo no sigo sus catecismos y para nada me pueden considerar como un integrante más de ellos, pero soy católico, formo parte de la Iglesia universal, no de la del obispo de Roma, sino de la de Cristo.

Soy apostólico porque Dios me ha enviado a proclamar las buenas noticias. Apóstol significa literalmente en griego “enviado”. Y es en este sentido que lo soy. En el capítulo 28 del Evangelio de Mateo, el 24 del de Lucas y en el primero del libro de los Hechos de los apóstoles, Jesús les ordena, y por ende, a su Iglesia católica (en el sentido que antes he explicado) a ir por todo el mundo a predicar el evangelio (en griego, las buenas noticias) a hacer discípulos y enseñarles lo que él les mandó, a bautizarlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y les prometía su ayuda y su poder para esta misión. Pues bien, tengo la profunda convicción de que esta misma tarea me toca cumplirla, y que Jesús mismo me la encomendó como parte de su iglesia. Así que soy enviado por él, soy apostólico.

También soy apostólico porque sigo las enseñanzas de los apóstoles, aquellas que trasmitió personalmente Cristo. Y estas son ni más ni menos que las que ellos mismos escribieron en el Nuevo Testamento, porque esta es la base de mi fe y no la de invenciones y tradiciones humanas.

soy bejarano porque tengo el inmenso privilegio de vivir en una ciudad tan bonita y acogedora como Béjar. Para esto no creo que haga falta profundizar mucho, sobran las palabras.

Y digo esto porque hoy es el día de la Reforma, porque tal día como hoy de 1517, el entonces monje agustino Martín Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg, en Alemania, las 95 tesis que servirían de trampolín para cambiar el mundo. Digo esto porque somos, no solamente los protestantes, sino todos los que vivimos en la cultura occidental, herederos de este hecho que cambió la historia. Y es que la iglesia de Roma no tiene el monopolio de la verdad, como tampoco la tiene ninguna otra iglesia. Porque la verdad la tiene la Biblia, porque la Verdad es Cristo, y toda autoridad, toda religión, todo hombre que vaya en contra de la misma Palabra de Dios sencillamente está equivocado.

Ya en los primeros días del cristianismo, Pedro, al enfrentarse a las acusaciones de los líderes judíos y a sus amenazas para que se estuvieran callados de lo que habían visto y oído dijo: “Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios” (Hch. 4:19) Nadie viene de parte de Dios si contradice su Palabra, y eso lo entendió Lutero a la perfección, hasta tal punto que no dudó en poner su vida en juego para seguirlo. Él no pretendía dejar la iglesia de Roma, ni siquiera formar una iglesia nueva, él solo pretendía reformarla acorde con la Palabra de Dios, de la que nunca debió apartarse.

Pero él no fue la única voz disonante, ni siquiera la primera. A lo largo de la Edad Media, hubo muchos intentos de reforma, de mejorar las cosas volviendo al origen, a la Palabra viva y eficaz, intentos que fueron sofocados por la fuerza y la sangre en tantas ocasiones, y de eso tenemos experiencia de sobra aquí en España.

Me gustaría comenzar una serie de entradas, celebrando el 495 aniversario de la Reforma Protestante, indagando y buscando la verdad de todo esto, comenzando por los “intentos de reforma” anteriores a Lutero, pasando por las circunstancias de la iglesia de Roma en aquellos días y terminando por la necesidad de ser una iglesia reformada a diario, basándonos siempre en esta reforma en la Palabra de Dios.

¡Feliz día de la Reforma a todos y pasad buen puente!

lunes, 29 de octubre de 2012

¿Dios vs Sufrimiento?


"- Los cristianos creen en cinco cosas –dije-. Primero, Dios existe. Segundo, Dios es todo bondad. Tercero, Dios es todo poder. Cuarto, Dios es todo sabio. Y quinto, la maldad existe. Ahora, ¿cómo cada una de esas frases son ciertas al mismo tiempo?

- Al parecer no es posible -concedió-. (…) Hay un problema lógico aquí: uno puede ser inteligente, o sincero, o fundamentalista, o dos de cualquiera de los tres, pero no los tres. (…) De modo que si todas estas creencias son ciertas, y los cristianos creen que lo son, parecería que la consecuencia es que ningún mal puede existir.

- Pero la maldad sí existe -dije-. Por lo tanto, ¿no es lógico dar por sentado que tal Dios no existe?

- No, yo diría que una de esas creencias referentes a él deben ser falsas o no lo entendemos como es debido."

Todo poder, todo sabiduría y todo bondad. Aparentemente la presencia de un Dios con estos tres atributos es incompatible con la existencia del mal y del sufrimiento. A continuación explicaré la manera en que, no solamente es perfectamente compatible el mal con este Dios, sino que es una muestra más de la existencia de este Dios.

Primer atributo: Dios es todo poder.

Que Dios es todopoderoso significa que puede hacer todo lo significativo, todo lo que es posible lógicamente en absoluto, él no puede hacer que deje de existir él mismo o que lo malo sea bueno. Esto no significa que deja de ser todopoderoso por no poder hacer ciertas cosas, esto significa precisamente que al ser todopoderoso hay cosas que no puede hacer. No puede cometer errores, solo los débiles los cometen. Uno de esos errores podría ser crear contradicciones lógicas como crear una montaña tan grande que ni él pudiera moverla.

Ahora, la contradicción aparente en este problema del que estamos tratando es que no es lógicamente posible tener libre albedrío sin la posibilidad de maldad moral. Esto quiere decir que Dios creó la potencialidad del mal, creo un mundo, un ser humano libre, y esto quiere decir que existía la posibilidad que, en medio de su libertad, incurriera en el mal, esto significa que el libre albedrío que nos dio, traspasaba la responsabilidad a estos seres libres, nosotros. El mal no tiene su origen en el poder de Dios, sino más bien en la libertad del hombre. Si no fuéramos plenamente libres, no existiría la posibilidad de ser malos, y es porque somos libres, que tenemos la capacidad de ser malos.

La solución a esto podría haber sido el crear una humanidad sin la libertad suficiente como para poder hacerlo mal, pero entonces sencillamente no existiría la humanidad. La realidad de la libertad incluye la potencialidad del mal, aunque también tiene la potencialidad del bien supremo, del amor. Sin mal y sin el sufrimiento que este trae, no existiría el amor, porque el amor es una elección, la atracción visceral que no podemos controlar no es amor, es eso, atracción. El amor es un compromiso, una decisión. Y para que exista esa capacidad de buscar el bien del otro, debe necesariamente existir la posibilidad de desear su mal. Dios lo hizo a la perfección, fuimos nosotros quienes lo arruinamos todo mal usando nuestra libertad.

La evidencia nos lleva a ver que Dios es todopoderoso. El aspecto a recordar es que la creación de un mundo donde existe el libre albedrío y no se tiene la posibilidad de pecar es una contradicción en sí misma, y eso abre las puertas a que las personas escojan el mal antes que a Dios, trayendo como resultado el sufrimiento. La abrumadora mayoría del sufrimiento en el mundo se debe a nuestras elecciones de matar, engañar, ser egoístas, romper nuestras promesas, ser imprudentes, irresponsables, etc.


Segundo atributo: Dios es todo sabio.

Si Dios es todo sabio, no solamente conoce el bien y el mal presente, sino el bien y el mal futuro también. Si su inmensa sabiduría excede a la nuestra, es al menos posible, que un Dios amoroso tolerase a propósito cosas horribles como el hambre en el mundo, porque prevería que a la larga más personas estarían mejor en el futuro y más contentas que si él interviniera de manera milagrosa. Al menos, esto es posible en una forma intelectual.

Esto puede sonar como una evasiva, un poco forzado, pero viendo un ejemplo, o más bien podría llamarlo “el ejemplo”, quedará mucho más claro. La peor cosa que ha ocurrido en toda la historia, ha sido para traer la mejor cosa que ha ocurrido en toda la historia. Me explico, Dios mismo se hizo hombre hace algo menos de 2000 años, vivió entre nosotros, enseñó muchas cosas a sus discípulos, incluso querían ya hacerle rey político sobre Israel. Y entonces le acusaron falsamente, le entregaron a los tribunales romanos y le mataron salvajemente. Matamos a Dios. Si Nietzsche pensó que esto lo habían logrado en el siglo XIX, deberían haber preguntado a Caifás y a Pilato. Le mataron, literalmente. Es la situación más dramática de toda la historia, de la prehistoria y de lo que está por venir, no puede haber nada peor que aquello. Pero aquello fue usado por Dios para traer la suprema bondad, la mejor noticia para los hombres, el acontecimiento más bueno de cuantos ha habido, ya no a nivel intelectual, religioso general o global, sino la mejor noticia a nivel individual que puede recibir cada uno. ¡Sí!, ¡Dios mismo pagó tu pena, y ahora tienes la opción de elegir la salvación gratuita que te ofrece! Pero esto, como casi todo en la vida, es una decisión personal que, en libre albedrío, cada uno debe tomar bajo su responsabilidad, tomando las consecuencias justas de su decisión.

Durante la crucifixión, los discípulos no veían cómo resultaría en algo bueno; de manera similar, a medida que enfrentamos luchas, pruebas y sufrimientos, a veces no somos capaces de imaginar que vendrá algo bueno. Sin embargo, vimos que sucedió en el caso de Jesús. No es fácil de responder fríamente a algo tan duro como el sufrimiento, como el mal y las situaciones que mucha gente pasa, es difícil entenderlo, yo mismo no lo entiendo en muchas ocasiones. Pero he visto como Dios lo ha usado para bien otras veces. Probablemente a nivel intelectual sea capaz de verlo, pero en la vida real, usando el corazón, debo confiar en Dios, en que Él es sabio para usar el mal actual para un bien mayor en un futuro.


Tercer atributo: Dios es todo bondad.

La palabra bueno es notoriamente engañosa, porque aún en los asuntos humanos tiene una amplia gama de significados. Sin embargo, una vez más la diferencia entre nosotros y los animales, y puesto que lo bueno varía de manera considerable entre nosotros y los animales, debe variar aun mucho más entre nosotros y Dios. Esto significa que si Dios permite a propósito ciertas cosas, que si nosotros las hacemos nos convertirían en monstruos, no necesariamente cuenta contra Dios. Explicaré un poco esto último, si yo le digo a mi hermano David, tres años mayor que yo: “Podría sacarte de un problema, pero no lo haré”, quizá sería poco serio, y a lo mejor malvado. No obstante, eso lo hacen los padres constantemente con sus hijos a cada momento. No les hacen sus tareas, no les ponen en una urna y les protegen de todo dolor.

Los dentistas, los entrenadores deportivos, los maestros, los padres, todos saben que a veces ser bueno no es ser amable. Incluso los antiguos griegos creían que los dioses enseñaban la sabiduría mediante el sufrimiento. El carácter moral se forma a través de las privaciones, de subsanar obstáculos, de soportar a pesar de las dificultades. Un ejemplo claro es la valentía, la valentía sería imposible en un mundo sin dolor.

Enfrentemos esto: aprendemos de los errores que cometemos y del sufrimiento que traen. El propósito de nuestra vida en este mundo no es la comodidad, sino la práctica y la preparación para la eternidad. Supongamos que no tuviéramos sufrimiento alguno, imaginémonos que tuviésemos medicamentos para cada dolor, entretenimientos gratis, amor libre, todo menos dolor. Sin Shakespeare, sin Beethoven, sin muerte, sin propósito. Mocosos imposibles y malcriados… en eso nos convertiríamos.

Hazte a la idea de que eres Dios y tratas de crear un mundo mejor en tu imaginación. Trata de crear una utopía. Sin embargo, tienes que pensar en las consecuencias de todo lo que trates de mejorar, cada vez que uses la fuerza para prevenir el mal, quitas libertad. Para prevenir todo el mal debes quitar toda la libertad y reducir a las personas a títeres, lo que quiere decir que ya no tendrían la habilidad de elegir el amor con entera libertad. Terminarías creando un mundo de precisión que le encantaría a un ingeniero. No obstante, una cosa es cierta: perderías la clase de mundo que desearía un Padre.




Parando a pensar en qué significan estos tres atributos de Dios a la luz de la existencia de la maldad y el sufrimiento en el mundo, podemos ver que pueden coexistir con esta realidad a la perfección. Es más, podemos ver que si no existiera el mal, Dios no sería omnipotente al incurrir en la contradicción de que sin la posibilidad de hacer mal no existiría la posibilidad de la libertad. En la existencia del mal podemos tener la esperanza de un Dios bueno que está usando y aprovechando lo malvado para crear algo mejor, y tendríamos que conformarnos con lo presente, sin esperanza en un futuro mejor. Si no existiera el mal, Dios sería ese ser frío e impasible que tiene a sus criaturas controladas como marionetas sin dejarles pensar por sí mismas, Dios sería un programador informático en lugar de lo que es, un buen Padre.

Al contrario de lo que podamos pensar, la evidencia de la existencia del mal en el mundo no solamente no es contradictoria con la existencia de este Dios todopoderoso, omnisciente y todo bondad, sino que es una de las tantas pruebas de su existencia, perfectamente compatible con su naturaleza, con su plan y con su amor por nosotros y nuestra libertad.

* Resumido de "El Caso de la Fe" de Lee Strobel (Cap. 1)

Entradas populares