martes, 10 de abril de 2012

Arregla el mundo


Un gran psicólogo estaba trabajando en su despacho. Andaba enfrascado en un proyecto literario de autoayuda. Arregla el mundo se llamaba la obra que, con tanto esfuerzo y brillantez, escribía. Su intención era la de hacerse rico generando un best seller que, a la vez, pudiera ser un referente que salvara la cultura occidental de la decadencia y la oscuridad total.

Tenía miles de ideas de consejos que dar a sus lectores para que mejorasen el mundo, para que ayudasen a crear una sociedad mejor, para que se hicieran políticas que salvasen las selvas, que ayudasen a los necesitados, que destruyeran las injusticias, que arreglasen todo un poco.

Y entonces entró por la puerta de su despacho su hijo pequeño, de 6 años. Entraba cantando una canción que había aprendido en la televisión. Se puso a corretear delante de él y a gritar el tema de los dibujos animados que acababa de ver. Su padre se puso nervioso, no podía concentrarse en su noble tarea con la criatura haciéndole la vida imposible. Por un momento intentó hacer oídos sordos, no lo consiguió, cada vez se ponía más nervioso. Llamó a su mujer, nadie contestó, recordó que se había ido a casa de su madre a pasar la tarde. Estaba solo con el niño. Se levantó. Algo tenía que hacer para que el pequeñajo no le fastidiase la tarea que tenía programada para ese día. El mundo no se salvaría solo.

Entonces vio una revista. La tomó y la abrió. Se puso a buscar algún pasatiempo o algo que pudiera darle al niño para que se entretuviera. Encontró un mapa físico del mundo. Agarró unas tijeras y se propuso cortar, país por país, ese mapa, con las tijeras. Depositó en su mano todos los pedacitos y se los dio a su hijo junto con un rollo de celofán. Le dio instrucciones específicas para que no volviera hasta que no hubiera resuelto el rompecabezas, y le dijo que no podía mirar otro mapa.

El crío salió correteando del despacho. A buen seguro en toda la tarde no terminaría la tarea, el pequeño desconocía cómo era el mundo, era muy pequeño. Incluso era una tarea muy difícil para un adulto que supiera cómo era el mundo. Colocar cada país en su lugar es muy complicado.

En apenas una hora, el pequeño volvió a abrir la puerta. Cantando y saltando entró a la habitación. El psicólogo, con cara de desesperación, miró a su vástago. Le sorprendió ver que tenía el mapa reconstruido con pedazos de celofán. Parecía que estaba bastante bien hecho. El niño, sonriente, se lo pasó. Lo tomó en sus manos. Estaba perfecto, cada país en su lugar, cada mar en su lugar. Sencillamente perfecto.

- ¿Cómo lo has conseguido, hijo mío? – El padre no podía cerrar la boca de admiración.

- No ha sido complicado, papá. En el otro lado de la hoja estaba la foto de un hombre. Lo único que tuve que hacer fue arreglar al hombre, y el mundo se arregló solo.

El libro del padre fue todo un éxito.

2 comentarios:

Don Joctán dijo...

Buenísimo!
¿Estas historias las escribes tu?

Miguel Ángel Pozo Plumed dijo...

¡Muchas gracias!
Sí, las que no escribo yo abajo pongo de donde las he sacado.
¡Un saludo!

Entradas populares